Te contamos todo sobre el Maguen David

El símbolo judío actual y de algunos sectores judíos es la estrellas de seis puntas o maguen David. Más símbolo judío es la Menorá, o el Lulav o cualquier objeto de los rituales, tales como Tefilíin, Mezuzá, Tzitzit, etc.

Empecemos pos sus nombres más conocidos.

Maguen David = Escudo de David.
Tzion = Sión.
Hexagrama o estrellas de seis puntas.
Sello de Salomón.
Estrella de David.

Los dos triángulos equiláteros entrecruzados formando una estrella de seis puntas, es una señal utilizada a lo largo y ancho de las civilizaciones, incluso ya desde la Edad de Bronce.

Sus significados pueden variar por lo tanto, dependiendo del origen.

El que es reconocido como más antiguo y perteneciente a un hebreo se encuentra en un sello del siglo VII AEC, hallado en Sidón.

Pero, seguramente que no tenía un valor especial, pues si consideramos que en la sinagoga de Capernaum (segundo o tercer siglo de Era Común) la estrella de seis puntas, se halla junto a otras de cinco, y a esvásticas, debemos reconocer que esta figura tenía una finalidad estética, y no religiosa o representativa del judaísmo.

No se la consideraba una representación mágica ni emblemática del judaísmo hasta la Edad Media europea.

Como los cristianos (y sus pertenencias) portaban su cruz, los musulmanes su medialuna, los judíos comenzaron a usar diversos signos y señales, entre los cuales se hallaba el Magen David. Mientras seguía siendo utilizado indistintamente por personas de otras confesiones o nacionalidades.

Entre los musulmanes, algunos gnósticos y los Templarios, se conocía a esta figura como Sello de Salomón, atribuyéndole relaciones ocultas con el Templo de Jerusalém y con el manejo de energías (fuerzas, demonios, etc.), y usada como amuleto.

Con el sufrimiento vivido en Europa, y las supersticiones provenientes de oriente, entre algunos místicos judíos se le empezó a dar cada vez mayor relevancia a esta representación, mientras se mantenía el uso de las estrella de cinco puntas también.

El pasaje de Sello de Salomón a Escudo de David, no está muy claro.

Y, al parecer, la imagen que coronaba su escudo de batalla era una menorá.

Pero, entre las prácticas mágicas estaba la invocación a algunos ángeles, para obtener protección y fuerzas, usando un hexagrama, y de a poco fue tomando vigor el nombre de Escudo de David.

Para verlo ascender como símbolo generalizado, habrá que esperar hasta casi el comienzo del Renacimiento, y la proliferación de libros de algunas editoriales judías que incluían este signo. Así en Italia, Praga, Austria se fue difundiendo, y extendiéndose paulatinamente al resto de la judería.

Recién en 1613, en la tumba de un intelectual judío, de nombre David Gans, se utilizo este emblema, pero no como símbolo judío, sino en alusión a su última obra, intitulada: Maguen David, como veremos, más bien en sentido personal y no colectivo.

Este uso se fue dando, como moda que se extiende y bien no se sabe la causa, que incluye razones personales, supersticiones, creencias foráneas, preferencias, etc.

El sionismo de fines del siglo XIX lo usó en su bandera, y luego, el Estado de Israel tomó el símbolo propiamente judío, la menorá, y el novedoso del Tzión, quizás como recordatorio de que el centro de los deseos de los judíos es Sión- Ierushalaim.

Los colores de la bandera del Estado de Israel, fueron tomados del talit. Éste en general tiene los colores azul y blanco. Blanco, porque así deben ser sus hilos, tal como ordena la Torá. Azul, colores similares, para recordar que uno de los tzitzit debe ser de color tejelet que no se sabe exactamente cual es su tonalidad, pero que ronda entre bordo – azul (Bemidbar / Números 13:38).

El Zohar (3:73a) dice: “Existen tres nudos [tres entidades] que se conectan la una a la otra: el Santo Bendito Sea, la Torá e Israel”.

 

Explicación del Maguen David desde el punto de vista de la Cábala

Los judíos conectan sus almas con el creador mediante el estudio y la observancia de la Torá. El triángulo representa la conexión entre estas tres entidades.

Cada una de ellas posee una dimensión interna (pnimiut) y una externa (jitzoniut).

La Torá comprende enseñanzas exotéricas, como ser el Talmud y la ley judía, al igual que enseñanzas esotéricas como la cábala.

La energía “revelada” de Di-s provee y permite la existencia de todas las cosas del mundo, pero su esencia está completamente oculta y trasciende a toda la creación.

De manera similar, el alma (que es un reflejo de Di-s ) tiene un elemento revelado, aquella porción que se expresa dentro del cuerpo y le otorga vida, y una
esencia que trasciende el cuerpo.

El doble triangulo de la estrella de David (maguén David) simboliza la conexión entre ambas dimensiones de Di-s, la Torá e Israel:

El nivel externo del alma se conecta con la expresión externa de Di-s por medio del estudio de las partes exotéricas de la Tora; la esencia del alma se conecta con la esencia de Di-s por medio del estudio y puesta en práctica de las enseñanzas de la cábala.

Otra explicación:

La cábala nos enseña que Di-s creó el mundo con siete bloques espirituales: sus siete atributos “emocionales”.

De tal forma, toda la creación es un reflejo de estos siete atributos fundacionales.

Ellos son: jésed (bondad), gevurá (severidad), tiféret (armonía), netzaj(perseverancia), hod (esplendor), iesod (cimiento), maljut (realeza).

Estos atributos se dividen en tres columnas: la derecha, la del centro y la izquierda:

Derecha: Gevurá Hod
Centro: Tiferet, Iesod, Maljut
Izquierda: Jesed, Netzaj

Del mismo modo, el Maguén David posee siete compartimientos: seis picos que sobresalen de un centro.

El extremo superior derecho es jésed.
El extremo superior izquierdo es gevurá.
El pico central superior es tiféret.
La cábala nos enseña que tiféret encuentra su fuente en kéter, la corona, que es infinitamente mayor que todos los atributos divinos que están vinculados a la búsqueda “mundana” de crear el mundo.
El extremo inferior derecho es netzaj.
El extremo inferior izquierdo es hod.
El centro es iesod. Iesod es “cimiento” y como tal, todos los demás atributos tienen su raíz en este atributo y se desprenden de él.

El triángulo inferior del Maguén David que desciende del centro es maljut, el atributo que absorbe la energía de los seis atributos superiores y los utiliza para descender y crearlo todo, y para “reinar” sobre ellos.

─ Con información del sitio web serjudio.com del Moré Yehudá Ribco ─